¿Dejar Puerto Rico? Lo que hace que los puertorriqueños nos vayamos de casa

A los puertorriqueños nos resulta muy difícil dejar nuestra isla. Nos atan tradiciones, costumbres, familia, y el convencimiento de que no hay un lugar en el mundo como nuestra bella isla del Encanto. Y, sin embargo, históricamente nuestros padres y abuelos no han dudado en cargarse de valor para buscar para los suyos un futuro mejor. Los últimos años han sido particularmente duros para las familias puertorriqueñas, y si la ya de por si precaria situación económica de los últimos años no fuera suficiente, la naturaleza parece haberse ensañado con nosotros.

Es suficiente remontarse a hace solo unos años, cuando el huracán María dejó tras de si una isla destrozada y a miles de personas sin empleo. Y poco después el golpe maestro del terremoto que sacudió nuestros cimientos, humanos y materiales, el 7 de enero de 2020.

Las palabras “allá afuera” que nunca han dejado en realidad de oírse en las casas boricuas, pasaron a ser casi un decir constantemente repetido: irse allá afuera, buscarse la vida, esto no da pa’ mas….

El desempleo se disparó y sigue disparado de una forma alarmante y la fuerza laboral puertorriqueña ha comenzado de nuevo a mirar de frente en busca de soluciones.

No hay miedo ni desesperanza en el joven, la joven, adulto o adulta que deja la isla en busca de un futuro mejor. Lo que hay es ilusión por “tirar pa’ lante”, ganas de dar a los suyos un porvenir mejor, de ahorrar, de ofrecerse a si mismo la oportunidad de un trabajo que le haga crecer en todos los sentidos. Ganas de aprender, de dar lo mejor de si mismos y saber que las oportunidades, si las alcanzas al vuelo, van a venir llenas de cosas buenas.

Estamos listos para progresar.

More Posts

Why hire Puerto Rican workers

The North American workforce is incredibly diverse, with millions of people from different backgrounds, cultures, and languages working together. However, there is one group of